¿Cuántas veces has tenido que parar de hacer deporte por ese dolor punzante de flato? A pesar de que el flato es inofensivo, en muchas ocasiones puede llevarnos a finalizar nuestro entrenamiento. Por eso, hoy queremos contarte en detalle qué es, qué lo provoca y 5 consejos para evitar el flato. ¡No dejes que nada te pare!

El flato es un dolor abdominal transitorio que sucede al practicar ejercicio físico de cierta intensidad.  Es un dolor agudo que aparece en la zona del diafragma y en los costados. No se conocen las causas exactas pero existen algunas teorías como por ejemplo la falta de sangre en el diafragma, respiración superficial, tensión en los ligamentos que unen el diafragma y el estómago o una irritación en el peritoneo, la membrana alrededor del área abdominal, entre otras. Además, este dolor puede variar según la intensidad del ejercicio y agravarse por causas externas como la alimentación. 

¿Quieres algunos consejos para evitar la aparición del flato? A continuación, te dejamos algunos trucos que te serán muy útiles durante tus entrenamientos.

  1. Evita comer o beber en exceso antes de realizar un entrenamiento intenso. Esto está relacionado con la insuficiencia de sangre en el diafragma, que puede agravarse si se come o bebe antes de entrenar ya que gran parte del flujo sanguíneo se encuentra trabajando para llevar a realizar la digestión. 
  1. Controla tu respiración. Para evitar el flato es de vital importancia prestar atención a tus respiraciones. Por eso, es recomendable que intentes realizar respiraciones profundas y rítmicas.
  1. Calienta antes de entrenar. Calentar antes de hacer ejercicio es algo crucial que nunca deberíamos saltarnos ya que nos prepara no solo a nivel muscular sino que además ayuda a nuestra respiración.
  1. Aumenta el ritmo de forma progresiva. El flato suele ser señal de cansancio corporal. Por eso, es importante no forzar a nuestro cuerpo e ir aumentando la intensidad de cada entrenamiento de forma progresiva y lenta. 
  1. Bebe correctamente. A pesar de haber dicho que no se recomienda beber agua en exceso antes de entrenar, es lógico que necesites hidratarte para poder continuar. Por eso, para evitar el flato se recomienda beber agua en pequeñas cantidades y de forma seguida.

En el caso de que ya sientas ese dolor punzante, puedes comenzar por tratar de controlar tus respiraciones o ejercer una pequeña presión en la zona para aliviarlo. Sobre todo, es importante que no pares de golpe. También puedes probar inclinándote hacia delante, cogiendo aire profundamente. 

El flato es un dolor que puede tener todo el mundo. Por eso, es importante saber cómo evitarlo y cómo actuar en caso de que aparezca para poder disfrutar de nuestros entrenamientos y no dejar que este dolor nos pare. 

Ahora que ha llegado el verano, no dejes tus entrenamientos de lado y aprovecha para entrenar desde casa cuando tengas un ratito libre. Crea tu cuenta gratis aquí y empieza ahora. ¿Te apuntas a la revolución del deporte con Train On Platform?