Si has hecho ejercicio alguna vez, entenderás muy bien a qué nos referimos cuando hablamos de las agujetas. Todos hemos sufrido alguna vez ese dolor muscular molesto que aparece en nuestro cuerpo después de entrenar. La aparición de las agujetas es signo de esfuerzo y de que nuestros músculos están ganando fuerza y resistencia. Por eso, nos gustaría explicarte qué son y darte algunos trucos para calmar las agujetas. 

Las agujetas son un dolor muscular de aparición tardía producido cuando nuestro músculo es sometido a una actividad física de mayor intensidad a la que realizamos de forma habitual. Más concretamente, se trata de la rotura de las microfibras musculares que dan lugar a un dolor similar a un pinchazo. La duración de las agujetas dependerá de la intensidad y el tipo de ejercicio realizado. Cuanta más intensidad mayor tiempo de recuperación. 

La semana pasada te dimos 5 consejos para evitar el flato y hoy queremos darte 5 trucos más para calmar las agujetas y recuperarte de forma rápida

  1. VIGILA TU ALIMENTACIÓN

Consumir alimentos ricos en proteínas o hidratos de carbono no solo te puede ayudar a fortalecer tus músculos sino que también son muy buenos para su recuperación y reparación. Además, es importante que te hidrates y bebas suficiente agua ya que ayudará a acelerar este proceso.

  1. DUERME

Se dice que dormir es de los mejores remedios para lidiar con dolores musculares.  Mientras dormimos, nuestro cuerpo produce hormonas de crecimiento que ayudan a aumentar, reproducir y regenerar las células.  Además, el flujo sanguíneo va hacia las zonas lesionadas y hace que el dolor o inflamación disminuya ayudando a sanar los músculos. 

  1. DESCANSO ACTIVO

Es cierto que dormir y descansar es importante, pero no se recomienda abandonar por completo la actividad física ya que puede ser muy malo para la recuperación de tus músculos. Es importante que te mantengas activo y realices actividad física suave para ayudar a la circulación de la sangre, eliminar toxinas de forma más eficaz y consecuentemente ayudar a la recuperación de tus músculos. 

  1. DALE IMPORTANCIA A LOS ESTIRAMIENTOS

Estirar los músculos antes y después de hacer ejercicio es crucial si quieres reducir o incluso evitar por completo las agujetas.  Se recomienda comenzar y acabar tus entrenamientos con ejercicios de flexibilidad. Además, ir aumentando de forma progresiva la intensidad de tus ejercicios evitando cambios bruscos te ayudará a cuidar y preparar tus músculos. 

  1. MASAJES FRÍOS:

Una buena opción para aliviar el dolor es masajear de forma suave la zona afectada. Además, se recomienda someter la zona al frío. Puedes aplicarte hielo, darte una ducha de agua fría o masajear con cremas de efecto frío. 

Estos trucos para calmar las agujetas que te hemos dado te servirán para devolver los músculos a su estado natural. Realmente, no existe ningún truco infalible que pueda ayudarnos a calmar por completo ese dolor tan molesto en un abrir y cerrar de ojos. 

Es importante que cuides la intensidad de tus entrenamientos e intentes no pasarte de los límites que puede soportar tu cuerpo para evitar la aparición de agujetas y de cualquier otro dolor muscular o incluso lesiones graves.

Desde Train On Platform te ayudamos a realizar una rutina de entrenamiento equilibrada y ponemos a tu disposición una gran variedad de clases correspondientes a las distintas disciplinas que ofrecemos para adaptarnos a lo que te apetezca en cada momento. ¡Te esperamos!